Construyendo el 8 de marzo

Siglo y medio de reivindicaciones y luchas en donde todavía nos queda un largo camino por recorrer

El 8 de marzo ha sido elegido como el Día Internacional de la Mujer. Infinidad de artículos desbordan periódicos, blogs o revistas poniendo sobre la mesa una discriminación aún real. Pero realmente ¿por qué se eligió ese día? ¿Qué ocurrió un 8 de marzo pasado?

Si realizamos un recorrido histórico, especialmente a partir de finales del siglo XIX encontraremos que durante el periodo de expansión industrial y crecimiento demográfico sucedieron toda una serie de reivindicaciones femeninas a lo largo de diferentes décadas, coincidiendo con este mes.

El pistoletazo de salida parece marcarlo el 8 de marzo de 1857, cuando un grupo de costureras de la industria textil en Nueva York organizaron una protesta para exigir igualdad salarial y mejoras laborales. A cambio, recibieron disparos por parte de la policía consiguiendo dispersar la manifestación. Dos años más tarde, en el mes de marzo, crearon su primer sindicato para protegerse y conseguir determinados derechos laborales.

También un 8 de marzo, en esta ocasión de 1908, alrededor de 15.000 mujeres desarrollaron una marcha por las calles de Nueva York exigiendo mejoras laborales y salariales, el sufragio universal, así como el fin del trabajo infantil, bajo el eslogan “Pan y Rosas”.

El 28 de febrero de 1909, gracias al impulso del Partido Socialista de América se celebró por primera vez el Día Nacional de la Mujer, repitiéndose hasta 1913 cada último domingo de febrero.

La integrante del Sindicato Internacional de Obreras de la Confección, Clara Zetkin , durante el Congreso Internacional de Mujeres Socialistas que tuvo lugar en Copenhague en 1910, lanzó la propuesta de crear un Día Internacional de la Mujer en el que se conmemorase el movimiento por los derechos de la mujer.

Al año siguiente, en 1911, Austria, Dinamarca, Alemania y Suiza proclamaron por primera vez el 19 de marzo como el Día Internacional de la Mujer en el que miles de mujeres y hombres se manifestaron reclamando el derecho al voto, ocupación de cargos públicos, derecho al trabajo y el final de la discriminación laboral.

Días posteriores, el 25 de marzo de ese mismo año, la falta de seguridad laboral provocó que casi 150 trabajadoras (en su mayoría inmigrantes italianas y judías) perdieran la vida en un dramático incendio en la Triangle Shirtwaist Company de Nueva York. El Triángulo de Fuego, tal y como es conocido este suceso, gestionó toda una serie de movilizaciones que hasta hoy en día se sigue evocando como ejemplo.

Por su parte, los movimientos pacifistas de mujeres en rechazo a la I Guerra Mundial se sumaron al Día Internacional de la Mujer, celebrándose el último domingo de febrero en Rusia, y alrededor del 8 de marzo en el resto de Europa.

Pero no fue hasta diciembre de 1977 que la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución para proclamar la institución de un Día de las Naciones Unidas para los Derechos de las Mujeres y la Paz Internacional.

Siglo y medio de reivindicaciones y luchas en donde todavía nos queda un largo camino por recorrer.

Texto original publicado en Cambio 16

Anuncios