Ciberfeminismo islámico

© Fotografía: M. Laure Rodríguez Quiroga

El ciberespacio está permitiendo a mujeres y hombres repensar el feminismo tradicional

Pretender relacional el islam y la manera de llevarlo a cabo con el retraso es cuando menos un tópico absurdo y cargado de irracionalidad. La expansión de las nuevas tecnologías no ha vivido la imposición de fronteras, por eso las personas musulmanas han adoptado también la incursión por el ciberespacio de una manera natural. Pero, especialmente, hemos sido las mujeres quienes, desde hace casi dos décadas empezamos a navegar por internet ocupando un espacio aparentemente dominado por el género masculino.

Hacer un recorrido por las redes sociales, por los blogs o los foros es toda una experiencia que refleja el gran abanico de sensibilidades, de objetivos o necesidades a la hora de participar activamente en el espacio virtual. Así, no todas las mujeres que acceden al ciberespacio lo hacen en la conciencia de luchar por la igualdad de género, más bien es a través de su papel de guardianas del patriarcado que se convierten en auténticas ciberpredicadoras expandiendo las directrices para adoctrinar a la feliz ama de casa, deseosa de aprender y compartir recetas de cocina, ofrecer y buscar soluciones a los problemas familiares, sin mayor deseo que convertirse en una abnegada esposa y madre. Su limitación de acceso al espacio público real se ve irrumpido por la entrada en el campo imaginario de lo virtual, repitiendo el mismo esquema hegemónico patriarcal por el que otras tantas personas vienen luchando por abolir desde hace décadas.

Existen otros tantos perfiles distintos que se podrían nombrar, pero quiero destacar el de aquellas mujeres y hombres que podrían encuadrarse dentro de lo que vengo a denominar el ciberfeminismo islámico. En este caso, la herramienta de internet es utilizada para propagar los objetivos del feminismo islámico en el que se combatan no solo las lecturas patriarcales del islam, sino que también sirva para desenmascarar aquellos presupuestos del ciberdawa (ciberpredicación) de los grupos musulmanes más tradicionalistas, conservadores y ortodoxos.

En el contexto europeo, apenas existen estudios que reflejen el ciberfeminismo islámico, aunque un simple vistazo por Facebook evidencia la emergente realidad que se está viviendo en los últimos años. Basta observar el grupo del International Congress on Islamic Feminism para dar muestra del ciberactivismo más potente en este medio. De igual forma, en los últimos 30 años se han ido creando redes a nivel transnacional, internacional, nacional o local cuyo impacto se está valorando sin que se haya avanzado más allá de cuantificarlo como un movimiento minoritario.

El ciberespacio está permitiendo a mujeres y hombres repensar el feminismo tradicional, cuestionar las relaciones de género en el marco de las comunidades musulmanas, acceder a un abanico amplio de informaciones y noticias procedentes de diferentes partes del mundo, al intercambio de opiniones, creación de sinergias y, en definitiva, a ser una ciudadanía inclusiva definida a partir de unas identidades libres, justas e igualitarias.

Artículo publicado en Cambio 16

Anuncios