Dificultades para el empleo español

El presidente del Gobierno reconoce las dificultades que se avecinan para el empleo español para el año en curso, y que a pesar de la reforma laboral que se prevé, no se creará puestos de trabajo.

Mariano Rajoy acudió al Congreso de los Diputados por primera vez, tras su acto de investidura hace 50 días y lo hizo intentando defender las medidas de ajuste que ha puesto en práctica desde su llegada a Moncloa. Las promesas de sacar de la crisis económica a la ciudadanía y proveer mayores cuotas de empleo parece que no llegarán durante el 2012, ya que la situación “no puede ser más crítica” al alcanzarse una tasa del 22,85%. Según sus propias palabras “por desgracia” estas cifras no van a mejorar a corto plazo, “es más, durante 2012 empeorará”, dando así el año por perdido.

Quedan así enterradas las promesas de Esteban González Pons, portavoz de comunicación del partido que durante la campaña electoral previa al 20-N “aspiraba” a crear 3,5 millones de puestos de trabajo, e incluso las del propio Rajoy que aseguró que con la elección del partido conservador se conseguiría “devolver la felicidad” a los españoles.

>Según las previsiones de BBVA, la economía española caerá este año el 1,3% y augura una tasa de paro del 24,4%. Para la entidad bancaria, la próxima reforma laboral podría facilitar la flexibilidad interna como alternativa a la reducción de empleo, debiéndose incluir medidas para evitar que el alza de los precios se traslade a la reducción de los salarios.

La reforma laboral popular recoge una serie de modificaciones de las normativas del mercado de trabajo que no han conseguido parar el aumento en las colas del paro. La batalla contra la temporalidad tampoco parece haber cumplido hasta el momento las expectativas, así de los casi catorce millones y medio de contratos firmados en 2011, sólo 1.110.163 fueron indefinidos, un 9,6% que en el año anterior, a la par que aumentaba en un 14,4% los contratos eventuales y por obra.

Sorprendentes son las tasas de desempleo juvenil -jóvenes entre 16 y 24 años- que sigue disparándose hasta alcanzar una tasa del 48,5%, según la misma Encuesta de la Población Activa del tercer trimestre de 2011, casi seis puntos por encima del registrado el año anterior. La población joven se ha convertido en el colectivo víctima de la destrucción de puestos de trabajo, al constatarse que casi seis de cada diez empleos destruidos en 2011 las ocupaban personas de entre 16 y 29 años.

Esta realidad está provocando que cada vez más jóvenes españoles, con una preparación universitaria, se vean obligados a buscar empleo fuera de las fronteras españolas, situación que ha generado más emigraciones al exterior que personas inmigradas de países extracomunitarios que acceden al Estado español.

Publicado en Islamico.org

Anuncios