Crece el interés por el turismo halal

La palabra ‘halal’ cobra protagonismo en el sector hostelero. Cada vez está más presente en cocinas, restaurantes, alimentos, hoteles y servicios turísticos. Distintas actividades económicas europeas se están adaptando a este mercado que empieza a despuntar como otra alternativa para el desarrollo económico. El 25% de la población mundial engorda el perfil de potenciales consumidores de productos y servicios halal, lo que respalda la tesis de encontrar, en el concepto halal, una oportunidad de negocio.

Halal, es un “termino que aparece mencionado en el Corán”, expresa la Directora General del Instituto Halal, Isabel Romero Arias, “y quiere decir que es permitido, saludable y beneficioso, tanto en alimentación como en conductas”, continua. Romero, participará como docente en el I Curso de Turismo Halal que se está impulsando desde Educaislam, el primer centro de formación en España especializado en la cuestión halal, a través de la Escuela de Formación Halal.

Este curso piloto viene de la mano de 3 profesionales del sector. A Romero se le suma Pilar Sánchez, profesora universitaria y consultora especializada en marketing halal quien se encargará de trazar las líneas básicas para acercarse al comportamiento del consumidor musulmán. Flora Barriuso, Directora de comunicación de Nur&Duha, acercará la experiencia de una agencia de turismo especializada y que se ha posicionado como la primera empresa española del sector avalada con un sello de garantía halal.

La apertura a nuevos mercados está ofreciendo claras oportunidades, pero “todavía queda mucha desconfianza por parte de los consumidores musulmanes y muchas carencias e incomprensión por parte de la sociedad que los rodea”, explica Romero. “Lo primero que un turista musulmán se plantea cuando viaja a cualquier país europeo es ¿voy a poder comer halal o no? Eso ya es un freno lo suficientemente grande como para que en un momento dado un turista decida no ir a un destino y elegir otro simplemente porque va a tener más garantías de tener una alimentación acorde a su forma de vida”, aclara la Directora del Instituto Halal.

Eso se debió plantear desde el gobierno de Nueva Zelanda, elegido junto a Islandia como el país más abierto y hospitalario, quien ha destacado por adaptar su oferta turística a viajeros musulmanes, tal y como se señala desde el reciente estudio de Dinar Standard.

Desde Turismo de Nueva Zelanda junto al aeropuerto internacional de Christchurch se impulsó una Guía de gastronomía halal, adaptada a las necesidades alimenticias del turismo musulmán, creciendo de forma tan importante que en agosto de 2012 se incrementó la cifra de turistas musulmanes en un 141% con respecto al mismo mes del año anterior.

No debe olvidarse, que la gastronomía local “es uno de los alicientes más importantes que tiene la visita de un turista”, añade Romero. “En este sentido, Andalucía que tiene una gastronomía rica y variada, incluyendo la que procede del período andalusí, está ‘contaminada’ por el uso de productos que son ilícitos para los musulmanes”, concluye.

Ya se empieza a despertar el interés entre el tejido empresarial español quien empieza a ver en el turismo halal, una alternativa islámica a la crisis. Hace unos días, el Instituto Halal firmaba un acuerdo de colaboración con MV&Asociados, con sede en Córdoba, ciudad que ya ha empezado a desarrollar el proyecto “Córdoba Halal”, una ciudad que abre sus puertas desde el respeto y la hospitalidad al mundo musulmán.

Para Francisco Vázquez, Director Asociado de MV&A “es inexplicable” que con estos datos y la austeridad que se está viviendo,  no se tenga en cuenta que “hay una oportunidad de negocio que se está desaprovechando”

El Rezidor Hotel Group, con sede en Bruselas estima que el mercado hotelero halal crecerá en torno a 20 por ciento por año durante la próxima década, lo que traducido en términos reales implica la necesidad adquirir formación especializada y prepararse para satisfacer, exitosamente, las necesidades del turista musulmán.

Anuncios