Rechaza especialista en género e Islam el extremismo de Occidente

Quitarse las gafas de occidente para mirar lo que pasa en los países islámicos y en especial con las mujeres, propuso aquí Laura Rodríguez Quiroga, directora de la Torre de Babel, al participar en el Primer Congreso Nacional de Políticas Públicas y Diversidad Cultural: Etnia y Género, que realiza el Instituto Michoacano de la Mujer (IMM).

Por: Soledad Jarquín

cimac | Morelia (México).- 08/12/2004

Durante la conferencia magistral Etnia y Género, la especialista en género e Islam, explicó que durante dos años de trabajo e investigación fue testigo de la diferencia entre la teoría y la práctica, entre lo que se dice y la realidad, que refleja con claridad una historia contada desde un punto de vista no femenino.

Vestida con un traje de boda que utilizan las marroquíes, la especialista de origen español apuntó que la pobreza es fundamental en la condición de las mujeres y la que marca la desigualdad genérica.

En ese sentido, propuso desmantelar la idea del Islam como forma de opresión hacia las mujeres, “las feministas euro-occidentales no aceptan la forma de vestir de las musulmanas, y consideran que uso del pañuelo en la cabeza es un acto de sumisión, sin embargo, esa no es la realidad”.

Se ha construido alrededor de esa religión y cultura una serie de prejuicios y estereotipos que no son lo general ni lo común, “las mujeres usan el pañuelo para cubrirse el pelo, porque andar con el pelo suelto significa para ellas lo que para nosotras sería andar sin sostén”.

La ponente apuntó que en cambio para la concepción judeo-cristiana el uso del pañuelo tiene un origen diferente al pues en ese caso si representaría una posición de inferioridad para las mujeres.

Cuando vemos las imágenes de mujeres musulmanas vestidas al modo occidental se piensa que ellas sí se han liberado.Los medios de comunicación y los libros han jugado un papel determinante en este proceso pues han transmitido una idea deformada, que muchas veces es sólo un montaje.

MUTILACIÓN GENITAL

Cuando la práctica de actividades lesivas para el ser humano se revisten de lo “sagrado” la cuestión se vuelve compleja. En el caso de la mutilación genital femenina se ha utilizado el Islam y los excesos de algunas corrientes islámicas como coartada para seguir cometiendo esas violaciones de los derechos humanos.

Sin embargo, añadió, dicha práctica no puede ampararse en la religión musulmana , “pues el Corán nada dice de la mutilación genital femenina”, pero explicó que existen algunas “Hadith” o palabras y acciones atribuidas a Mahoma que se refieren a una costumbre social preislámica, pero no es una obligación.

A su vez, Liliana de Pauli, aseguró que las políticas públicas que especifiquen las diferencias de género, así como la diversidad étnica y cultural, es lo único que nos puede llevar a la construcción de una sociedad más justa e igualitaria para todos los que vivimos en este planeta.

La ex funcionaria de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM) destacó que los avances de la internet y la globalización nos han llevado a conectarnos en los últimos 20 años de manera diferente, pero la manipulación de estos medios “nos hacen sentir como víctimas de un mercado.”

Los medios de comunicación, “las televisas del mundo” nos llenan la cabeza de ideas brutales sobre los países árabes, al grado tal que el miedo llevó a la reelección de George W. Bush a la presidencia de Estados Unidos de Norteamérica.

Antes, durante la inauguración del Primer Congreso Nacional de Políticas Públicas y Diversidad Cultural: Etnia y Género, la directora del IMM, Rubí María Gómez Campos, apuntó que para el gobierno michoacano es evidente la necesidad democrática de reconocer y atender a las diferentes voces de nuestra sociedad.

Ante los nuevos brotes de violencia y autoritarismo que amenazan la dignidad política –continúo la funcionaria- es urgente la búsqueda de concordia y unidad cultural que se asiente sobre la base del reconocimiento y respeto a todas las diferencias, de los y las diferentes.

Gómez Campos citó a Hannah Arendt, una de las filósofas políticas más importantes del siglo XX, quien sostiene que la igualdad es un derecho y que se requiere un esfuerzo ético para dotarnos de ella, la igualdad es condición de diálogo y meta superior del desarrollo humano.

En ese sentido, puntualizó, la diferencia sexual y la perspectiva de género son los temas que, en vinculación con el tema de la diversidad cultural y étnica, característica de muchas formaciones culturales en el mundo, nos permitirán definir y enriquecer los procesos de emancipación social y cultural no sólo de las mujeres sino de las múltiples formas de opresión humana.

El Primer Congreso Nacional de Políticas Públicas y Diversidad Cultural: Etnia y Género inició hoy y concluirá el próximo 10 de diciembre con cinco países de América, Europa y Asia, así como de ocho entidades del país y de 21 municipios de Michoacán.

2004/SJ/MR

Ir a cimacnoticias

 

Anuncios